COACHING PARA NIÑOS Y JÓVENES

Aprender ya desde la juventud, esta o aquella costumbre, es cosa de gran importancia. Lo es todo". (Aristóteles).

PADRES Y TUTORES

El período que pasan nuestros hijos y alumnos en los centros educativos es uno de los más dilatados de sus vidas. En todo este proceso se diluyen hasta los sueños más apasionados, son tantos y tantos los obstáculos que deben superar; las pruebas que tienen que pasar que en más ocasiones de las que nos gustaría, muchos pierden la ilusión y abandonan.

Según estudios del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), entre el 30% y el 50% de los jóvenes abandonan sus estudios; y de los que continúan, son un 65% los que consideran que han equivocado su carrera. Los protagonistas del proceso educativo (los alumnos), se caracterizan por la incapacidad para tomar decisiones importantes que marcarán su futuro, y tal como se presenta el modelo educativo actual, el momento en el que se comienza a preguntar al alumno acerca de su porvenir se antoja demasiado tarde.

¿QUÉ APORTA EL COACHING EDUCATIVO?

El coaching educativo surge como una potente herramienta que encaja perfectamente en el engranaje del proceso de enseñanza-aprendizaje. En primer lugar aparece así una figura esencial que es el maestro coach: figura que colabora desde el acompañamiento y no desde la dirección.

Proponemos que el maestro coach puede aprender una nueva manera de hacer las cosas a través del coaching; en primer lugar desarrollando su inteligencia emocional, sus habilidades sociales, evitando proyectar sus propias frustraciones y creencias limitantes para poder después enseñar a sus alumnos a hacer lo mismo.

En segundo lugar son los padres otra de las piedras angulares del coaching educativo. De ahí que dotar a los padres con habilidades de coaching sea tan importante: ya que son muchas las oportunidades que tienen para escuchar, comprender, orientar y respetar las emociones, sentimientos y necesidades más profundas de sus hijos.

Estas dos figuras, maestro y familia forman las dos aristas de un triángulo que completa el propio alumno y que se ensambla con el coaching educativo que dota de unidad y sentido a una filosofía de acompañamiento y crecimiento compartida. Así pues, el coaching educativo tiene como principal objetivo acompañar al alumno en su proceso de autoconocimiento y toma de decisiones. Por tanto aporta al alumno:

1.  Elegir sus objetivos a corto y medio plazo en una edad y cricunstancia complicada.

2.  Acompañar al alumno en su proceso de formación.

3.  Apoyarle en sus fases de motivación, ansia, rebeldía, aislamiento.

4.  Fomentar su autoconcepto, autoestima, regulación emocional, empatía, asertividad y la toma de decisiones responsables.

5.  Implicar al alumno en su propio proceso. Motivarle, ilusionarle, y devolverle la curiosidad y las ganas de aprender.

6.  Trabajar para desarrollar su potencial, sus talentos, capacidades y elaborar su propia visión.

Tu pequeñez no le sirve al mundo. No hay nada inteligente en disminuirse para que los demás no se sientan inseguros a tu alrededor. Has nacido para manifestar la gloria divina que existe en nuestro interior. Esa gloria no está solamente en algunos de nosotros; está en cada uno. Y cuando permitimos que nuestra luz brille, subconscientemente le damos permiso a otros para hacer lo mismo. Al ser liberados de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a otros.