CÓDIGO ÉTICO

El sentido de la vida es la unica fortuna digna de ser buscada; y no se encuentra en tierras extrañas sino en el propio corazon” R.L. Stevenson

ÉTICA Y DEONTOLOGÍA DEL COACH

  • El respeto a los derechos, la libertad y los valores del cliente, prohibiendo cualquier abuso de influencia, dejándole ser dueño y señor de sus decisiones.
  • La competencia profesional basada en una formación teórica y práctica de calidad y que es objeto de continuos perfeccionamientos.
  • Un deber de información al cliente si el coach reconoce que ha alcanzado sus límites o que la intervención supera su ámbito de competencias.
  • Una responsabilidad y un deber de probidad del coach en sus relaciones, debido a los problemas personales transferenciales que fragilizan potencialmente al cliente; este deber prohíbe cualquier falsa representación de cualidades, experiencias o competencias usurpadas, cualquier confusión o conflicto más allá del definido en el marco contractual del coaching, por otra parte, los fundamentos teóricos de las intervenciones del coach deben formularse al cliente o a un tercero de una manera razonada.
  • El respeto a una confidencialidad que prohíbe la comunicación de informaciones a un tercero sin el acuerdo del cliente. En el caso frecuente del contrato tripartito, en el que el coach tiene dos clientes (la persona y la institución), hay que garantizar un mínimo de semejanza en los objetivos de ambas partes para actuar en el sentido del interés del sistema en su conjunto y clarificar los modos de información.
  • Un deber de respeto y no injerencia del coach en los usos y prácticas de la sociedad cliente.
  • Una obligación moral para el coach para no aceptar o retirarse de la misión si el marco contractual o relacionan impuesto no suscribe las reglas deontológicas que sea hayan fijado o se despliega fuera del marco legal o reglamentario.